MagazineSlider

El prometedor futuro de Colón

Nacida en 1852, debido a que se necesitaba construir una terminal del primer ferrocarril interoceánico del mundo en el lado Atlántico de Panamá, la Ciudad de Colón está, actualmente, sufriendo un cambio de imagen drástico, que va a tratar de dejar la delincuencia a un lado para dar paso a una ola de prosperidad y bienestar social.

Esta ciudad que constituye la capital de la provincia bajo el mismo nombre, es un lugar que presenta muchos estigmas, como el de su peligrosidad o la gran desigualdad social, entre otros, que hay en sus calles. Pese a esto, Colón es un lugar que todavía tiene mucho que ofrecer y contar.

Antes de que recibiera su actual nombre, esta ciudad del Caribe panameño, operó bajo el nombre de Aspinwall, en homenaje a uno de los empresarios que llevó el ferrocarril hasta aquí. También pasó por el nombre de Navy Bay, pero a los ciudadanos colonenses no les gustaba ninguno de estos dos nombres y fue el gobierno colombiano, quien, durante el periodo en que Panamá era una de sus provincias, decidió rebautizar la ciudad bajo el nombre que hoy conocemos.

La ciudad ha pasado por dos incendios, los cuales se produjeron de manera casi sucesiva, uno a finales del siglo XIX y el segundo que data de principio del siglo XX, lo que hacía de esta ciudad un lugar en reconstrucción. Pese a esto, la ciudad de Colón, es, posiblemente, una de las ciudades más planeadas del país. Constituyendo la cuarta concentración urbana más grande del país, tras Panamá, San Miguelito y Arraiján, la Ciudad de Colón tiene una arteria principal que conecta con todas las calles de la ciudad, bajo el nombre Avenida Central con amplios espacios para caminar. A partir de aquí, todas las calles están ordenadas de manera ascendente donde a orillas del mar encontramos la Avenida 1 y, a medida que nos vamos alejando del mar, los números crecen hasta el 16.

Calles de Colón

 

Proyecto de Renovación e Integración Urbana de la Provincia de Colón

Goza del legado arquitectónico que dejaron los franceses con estilos como el neocolonial y el neogótico, cuyos edificios quedan entremezclados con la influencia americana que actualmente se encuentra en clara decadencia. Bien es cierto que las obras del Proyecto de Renovación Urbana e Integración Urbana de la Provincia de Colón, las cuales llevan un avance del 48%, van a hacer que esta ciudad vuelva de nuevo a resurgir de sus cenizas.

Esta es una obra impulsada por el Gobierno de Panamá y ejecutada por el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (MIVIOT), adjudicada, el pasado año 2015, al Consorcio nuevo Colón, integrado por las empresas Odebrecht Ingeniería & Construcción Internacional y Cusa, con el fin de promover el centro de la ciudad como una apuesta por el desarrollo social, el reordenamiento urbano y la mejora en la calidad de vida de los colonenses.

Remodelación del edificio Willcox en Colón

Como parte de los alcances del proyecto, se contempla la construcción de cinco mil viviendas de interés social que formará parte del Residencial Altos de los Lagos, que integra áreas institucionales que permitirán el desarrollo de las personas como base de un crecimiento humano más incluyente y equitativo.

Asimismo, se procederá a las mejoras del sistema de infraestructuras en el drenaje sanitario y pluvial del centro de la ciudad de Colón, con la construcción de nuevas estaciones de bombeo, obras civiles en las estaciones existentes para aumentar su capacidad y el reemplazo de las tuberías por unas de mayor diámetro. Además, en el proyecto, se contempla la recuperación de espacios y avenidas del Casco Antiguo de Colón. La obra incluye un Pase Marino en la Calle 1, que supondrá un espacio público de siete hectáreas, en la que los colonenses podrán disfrutar de canchas deportivas, ciclovías, parques infantiles y nuevas áreas verdes para un sano esparcimiento al aire libre. Asimismo, las obras intervendrán el Paseo Centenario, el Paseo Gorgas, el Parque Sucre, el Paseo Washington, Paseo de Lesseps y la Avenida del Frente.

Por último, en lo que a las obras de renovación se refiere, cabe destacar que, dada la riqueza arquitectónica del Casco de Colón, el MIVIOT decidió incluir dentro de los alcances del Proyecto a la recuperación de edificios y estructuras emblemáticas con gran valor histórico que se encuentran a lo largo de Barrio Norte y Barrio Sur. Con esto, se protegerán los patrimonios que hablan del Colón de ayer como la Casa Wilcox y Bamboo Lane. Todo este conjunto de obras que llevarán de nuevo a la ciudad de Colón el auge y la prosperidad, tanto turística como de la gente que vive allí, está generando más de dos mil quinientos puestos de empleo, desarrollando el crecimiento tanto personal como profesional de los hombres y mujeres de la zona.

 

Qué hacer en Colón

La ciudad de Colón tiene varios atractivos turísticos que, junto con la reconstrucción ya comentada, puede favorecer a el desarrollo de los colonenses. Uno de estos principales atractivos lleva atrayendo turistas compradores de todo el mundo desde que se fundara en 1948. La Zona Libre de Colón fue la primera zona libre de impuestos del mundo, y actualmente se sitúa como la segunda más grande del mundo por detrás de la de Hong Kong.

A pesar de encontrarse en Colón, la Zona Libre fue fundada y, continúa siendo, una institución autónoma del Estado panameño y fue creado con el propósito de explotar las ventajas competitivas del país al encontrarse en la entrada del Canal de Panamá por el Océano Atlántico. La Zona Franca de Colón está dividida en dos áreas, una primera, bajo el mismo nombre de Zona Libre de Colón, donde se concentran los almacenes y vitrinas, y la otra, cuyo nombre es France Field, que se utiliza como centro de almacenamiento de mercancías y se encuentra cerca de los puertos de Manzanillo International Terminal y Colon Container Terminal. La entrada a la Zona Libre es abierta a los turistas extranjeros y restringida a los nacionales, con el fin de evitar el contrabando.

Centro de visitantes Esclusas de Agua Clara

Además de la Zona Libre, en Colón también se puede visitar, gracias a la apertura de la ampliación del Canal de Panamá, el Centro de Visitantes Agua Clara. Con una vista sin igual panorámica que contrasta dos escenarios particulares, este nuevo Centro de Visitantes nos permite observar, por un lado, el famoso Lago Gatún por el que transitan cada día buques de carga y otro tipo de embarcaciones. De igual forma, también es impactante si lanzamos la vista al otro escenario que se nos plantea desde este mirador, donde podremos observar la ampliación por la que navegan buques de tamaños colosales, como los neopanamax, que llegan a tener una capacidad que ronda las sesenta y cinco mil toneladas de carga. Aquí la visita para nacionales y residentes es de $5 mientras que para los turistas extranjeros tiene un precio de $15.

Otra de las cosas que no puedes dejar de hacer en tu visita a Colón es probar los diferentes panes que se elaboran aquí. En cuanto amanece, los colonenses salen a la calle para empezar a formar largas filas que abarrotan las entradas de las panaderías en busca del pan chombo y otras especies de panes criollos. Tanta es la devoción por el pan en esta ciudad que hay algunas panaderías que ya se han convertido en leyenda de Colón. Una de las más emblemáticas, entre otras cosas por sus cincuenta y cuatro años elaborando panes o su selección de más de un centenar de productos diferentes, es la Panadería Colón, situada en la Avenida Amador Guerrero, entre las calles 8 y 9.

En Colón también se encuentra el Laboratorio Marino Punta Galeta del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales, donde se puede conocer la gran diversidad de especies que habitan los manglares que abundan en esta provincia. Para llegar a él hay que entrar por el área de los Cuatro Altos hasta Coco Solo, pasando por los puertos de Manzanillo International Terminal y Colon Container Terminal así como la entrada del Paisaje Protegido de Isla Galeta. Verás una plataforma con varios telescopios enfocados en los manglares donde podrás hacer una observación de los mismos, de aves, así como de la entrada del Canal. El precio para los nacionales y residentes es de $2.50 mientras que para los extranjeros es de $5.

 

Gastronomía en Colón

En esta ciudad convergen personas de distintas culturas: chinos, árabes, judíos e indígenas, pero, sobre todos ellos, predominan los afroantillanos. Esto es algo que se palpa fácilmente en Colón, los restaurantes de comida afroantillana abundan en las calles colonenses.

La gastronomía afro está basada en la combinación creativa de sus característicos ingredientes y un procedimiento muy bien guardado, que hacen de esta cocina todo un recetario de platos alternativos que, además de originales, son nutritivos e irresistibles al paladar. Del mismo modo, una de las características que mucha gente resalta de la comida afroantillana es su condición de afrodisíaca, capaz de levantar el apetito sexual a cualquiera. Uno de los elementos importantes de la cocina afroantillana es el ají chombo que aporta un toque picante a las frituras de pescados y mariscos. Uno de los platos característicos de esta zona es el pulpo en salsa de coco. También está la sopa costeña, conocida como fufú, altamente nutritivo, lleva un poco de todo.

Pulpo con salsa de coco

Asimismo, la gastronomía afroantillana tiene sus propias bebidas, entre las que podemos destacar y recomendar expresamente la Chicha de Saril y la de Isinglass. La primera de ellas que presenta a la flor de Jamaica, el jengibre, la canela y el clavo como ingredientes principales junto al agua, es un sabroso y afrodisíaco refresco que no deja a nadie indiferente. Por otro lado, el Isinglass, elaborado a partir de algas marinas secas, gelatina y goma arábiga molida, es también una bebida que se puede servir en frío que revitaliza a cualquiera y que tiene un sabor único y especial.

Dos lugares que recomendamos para comer en Colón son el Hudson (se pronuncia “udson”) situado entre la Calle 10 y la Avenida Amador Guerrero y Dos Mares, en la Calle 5ª y Avenida Central. El primero de ellos es uno de los más reconocidos de la ciudad, mientras que el segundo tiene menos trayectoria, pero poco a poco y a base de sabrosa comida está haciéndose un lugar entre la gastronomía colonense, siendo los dos restaurantes más importantes en la agenda de cualquier visitante.

Con el plan de remodelación que se está llevando a cabo, sumado a la gran riqueza cultural, gastronómica y arquitectónica, la ciudad de Colón se posicionará como una ciudad única en Panamá, indispensable para los turistas y llena de oportunidades para los locales.

Share:

Deja una respuesta