NaturalezaSlider

La selva más estudiada del mundo está en Panamá

En el corazón del Canal de Panamá existe una isla única en el mundo. No es como las que puedes visitar en Kuna Yala, ya que es artificial, pero ¿por qué? Pues porque para la construcción del Canal se necesitaba de un lago artificial para unir a los dos océanos, generar energía y abastecer las esclusas. Al represar el río Chagres se creó el lago Gatún (uno de los mayores lagos artificiales del mundo) pero una pequeña montaña de 145 metros de altura quedó en la superficie y se convirtió en un islote, su nombre: Barro Colorado. Con una superficie de doce kilómetros cuadrados acoge un sin número de especies que, al estar aisladas, son perfectas para el estudio científico de un ecosistema de bosque tropical húmedo.

Bajo los Tratados Torrijos-Carter, Barro Colorado fue declarado Monumento Natural oficialmente. Además de la isla, las penínsulas aledañas de Buena Vista, Frijoles, Peña Blanca, Gigante y Bohío fueron también protegidas, abarcando un área total de 5,600 hectáreas.

Desde 1946 el Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales (STRI) se encarga de administrar la isla, haciendo de ella uno de los bosques más estudiados del mundo, realizando investigaciones a gran escala y ayudando a comprender un poco más cómo se comportan nuestro clima y cómo éste afecta los bosques.

En la isla viven se han contabilizado 384 especies de aves, 465 de vertebrados, incluyendo 72 especies de murciélagos, más de 500 de mariposas, 400 de hormigas, y más de un centenar de especies de mamíferos entre ellos cinco tipos de monos: araña, cariblanco, tití, aullador y el nocturno, además de ñeques, tapires, coatíes, tortugas, cocodrilos, saínos, serpientes e incluso pumas y jaguares. Y la variedad vegetal es aún mayor, ya que supera las 1,300 especies.

Para sumergirse en este laboratorio natural no es necesario ser un científico, simplemente tienes que reservar en su página web con tiempo y recordando que los lunes y jueves están cerrados para el público. Los precios varían para estudiantes con carné, nacionales y extranjeros. El bote sale de Gamboa y te brinda una hermosa vista por el lago hasta llegar a la isla, donde te espera un guía que te contará sobre la historia del lugar y de todas las bellezas naturales que podrás mirar en el recorrido por los senderos. El recorrido dura aproximadamente dos horas y media a tres horas. Recuerda ir con pantalón largo, un sombrero, zapatos cerrados y, preferiblemente, que el color de tu ropa sea verde. Al final del recorrido podrás disfrutar de un bufé y comprar un recuerdo de la isla.

Durante el trayecto, además de poder observar el precioso patrimonio biológico, verás lugares de trabaja e incluso científicos haciendo sus estudios. (Recuerda que toda marca está ahí por algo, no las rompas o te las lleves ya que podrías causar un daño irreparable a una investigación muy seria.).

El precio para visitantes extranjeros es de $80, para estudiantes extranjeros $50, para panameños y residentes $40 y para estudiantes locales $20.

Para más información visita la página del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales.

Foto de Chad Carson

Share:

Deja una respuesta