La CitySlider

5 Planes originales para conocer el Canal

Un gran porcentaje del turismo que recibe Panamá tiene un su lista de imprescindibles la visita al Canal de Panamá. Las principales esclusas se abarrotan de gente que quiere ver cómo funciona cada uno de los engranajes que sostiene este paso entre el Océano Atlántico y el Pacífico, además, la ampliación del Canal ha llevado consigo la apertura de un nuevo Centro de Visitantes bajo el nombre de Agua Clara, sobre el Lago Gatún. Pero no solo puedes visitar el Canal desde los centros de visitantes, también puedes atravesarlo, caminarlo y hasta sobrevolarlo.

Con la mafia

Chicago, años 20. Desde su cuartel general, el mafioso Al Capone controla el comercio ilegal de licores en Estados Unidos en plena ley seca. De Cuba y República Dominicana salen barcos con enormes cargamentos de ron y whisky ocultos en sus bodegas. Uno de ellos se llama Isla Morada. Cuando el capo fue arrestado, este barco de madera de 96 metros de eslora fabricado en 1912, es decomisado por el Gobierno de Estados Unidos y usado como barreminas durante la II Guerra Mundial. En 1960, su siguiente dueño llegó a costas panameñas y el uso del Isla Morada pasó a ser turístico. Hoy sigue navegando por el Canal todas las semanas en una travesía de ocho horas desde el Pacífico al Caribe que incluye desayuno, boquitas, almuerzo, bebidas ilimitadas, guía bilingüe y transporte de regreso. Desde $95 por persona siendo panameño o residente. www.canalandbaytours.com

 

Isla Morada

 

A través de la selva

En 1519 los españoles terminaron de construir una vía de comunicación que uniera el Atlántico con el Pacífico. El camino era angosto, como una brecha en medio de la selva, salvando ríos y quebradas, y con un suelo de piedra. Después de muchos años en el olvido, el que fuera conocido como Camino de Cruces (su nombre se debe a la Venta de Cruces, cuyos restos se ubican al final del tramo que va desde la carretera Madden al río Chagres) es hoy una interesante ruta para conocer la flora y la fauna del Parque Nacional Soberanía. Nuestra propuesta es para ventureros en forma, porque son 11 kilómetros de selva caminando (unas 5 horas) más una ruta en barca por el lago para observar monos, cocodrilos y aves. Botero: Rogelio Nuñez, (507) 6618-9062. (desde $5, según número de personas y trayecto). Guía: Otero, (507) 6721-1145. Administración del Parque Nacional Soberanía: (507) 232-4192.c Administración Regional Metropolitana de la ANAM: (507) 500-0908. Oficina Central de Áreas Protegidas: (507) 500-0855 o 500-0839. Información Adicional: www.anam.gob.pa/soberania/

Foto 4-4-15 14 26 13

 

Desde el aire

Volar en helicóptero es una experiencia emocionante. Al principio da miedo verse suspendido en el aire en una caja de metal que se mueve con hélices, pero después de un rato se vuelve adictivo. Si a eso le sumamos un tour panorámico sobre el Canal de Panamá y las obras de ampliación, la experiencia es completa. Helipan Corp. es una de las compañías que hacen este tipo de viajes con salida desde el aeropuerto de Albrook. El lago Gatún, el Corte Culebra, el parque Soberanía, las esclusas, la ampliación, Ciudad del Saber… a vista de pájaro. ¿Puedes imaginarlo? Desde $800 por hora para tres personas. www.helipan.com

 

IMG_7059

 

En un hotel flotante

En un brazo del lago Gatún, rodeado de exuberante vegetación y fauna salvaje, en medio de una ensenada de aguas tranquilas, se ubica el Panamá Lodge. Se trata del único alojamiento flotante del Canal. Es un edificio de tres pisos con cómodas habitaciones, zona de relax, comedor y área de baño. Lo mejor de todo es cuando cae la noche y los sonidos de la selva inundan el ambiente. Por el día, se puede ir a pescar, nadar, hacer kayak, senderismo, visitar comunidades indígenas o simplemente relajarse y disfrutar del paisaje. Desde $200 por persona en habitación doble, incluye comidas, bebidas no alcohólicas, actividades y traslado en lancha. www.junglelandpanama.com

 

0f6b64_a28c23762773860e859dd69fe8ec5e78.jpg_srb_p_1092_819_75_22_0.50_1.20_0

 

Sobre raíles

Se dice que el ferrocarril que une Panamá con Colón fue el primer transcontinental del mundo. Comenzó a rodar en 1855 y no ha parado desde entonces. Une dos océanos y fue uno de los pilares sobre los que se apoyaron los estadounidenses para construir el Canal. Sus 77 kilómetros transcurren paralelos a la vía interoceánica y, actualmente, además de mercancías, lleva a cabo un servicio turístico de viajeros. La ruta bordea el Canal pasando entre una exuberante selva tropical, transitando junto a las esclusas, a través del histórico Corte Culebra y cruzando el lago Gatún por una angosta calzada. Todo ello en un tren con interiores en madera y ventanas panorámicas. Lo curioso es que todo el mundo sabe que está ahí pero muy poca gente hace el trip. ¿Te animas? Es una hora de viaje y cuesta $25 por trayecto. www.panarail.com

 

Raíles canal

 

Share:

Deja una respuesta