Fashion NewsMagazinePopularSlider

Diez cosas que tienes que hacer antes de dejar Panamá

Panamá es un país geográficamente pequeño; pero natural y en cuanto a paisajes se refiere, es un país inmenso. Aquí es posible encontrar todo tipo de climas (calor en su gran mayoría, pero también lugares de montaña bien fríos); playas, ya sean de arena fina y blanca, o de arena negra de origen volcánico; gran variedad de animales, tanto acuáticos como terrestres o aéreos; gastronomía de diferentes orígenes… Panamá brinda un sinfín de oportunidades turísticas a aquellos que se atreven a explorar nuestro maravilloso país. Por eso, desde Tripeando, te ofrecemos las diez cosas que tienes que hacer antes de abandonar un país como este.

 

1.- Alcanzar la cima del volcán Barú.

Subir al punto más alto del país (3.475 metros sobre el nivel del mar) es algo increíble. Eso sí, te recomendamos ir preparado tanto para la caminata de ascenso (aproximadamente seis horas de subida) como para el frío que te vas a encontrar en la cima (temperaturas mínimas inferiores a los cero grados centígrados). Bien es cierto, que a pesar de lo dura que se puede hacer la excursión, una vez en la cima del Barú, el paisaje es maravilloso, y la posibilidad de ver los océanos Pacífico y Atlántico a la vez en días despejados, hacen de este lugar un imprescindible en Panamá.

reducida-imag0536-1024x576

Vista desde la cima del Volcán Barú

 

2.- Bucear entre tiburones en Coiba.

Destacado por muchos expertos en buceo, Coiba es uno de los mejores lugares del mundo para explorar las maravillas del fondo marino. Tiburones de puntas blancas, tiburones martillo o incluso tiburones ballena (en época de migración) campan a sus anchas por estas cristalinas aguas del Pacífico panameño. Además de estas variedades de tiburones también te será posible bucear con tortugas, mantarrayas, morenas y gran cantidad de peces de multitud de colores. Un lugar maravilloso en el que explorar la fauna marina panameña.

Tiburones de punta blanca en Coiba

Tiburones de punta blanca en Coiba

 

3.- Acampar entre pinos en la laguna de La Yeguada.

Mucha gente que no ha visitado nunca el istmo pensará que en Panamá no hay mayor vegetación más allá de las palmeras, pero esto no es así. En Panamá hay más de 150 especies de árboles diferentes, entre las que puede llegar a sorprender encontrar el pino. Ubicado en la cordillera central, sus cielos claros, el lago y su plantación de pinos hacen de este lugar algo único. Pasar una noche aquí supone una experiencia difícil de olvida: el imponente sonido de la brisa pasando a través de los árboles, el maravilloso lago reflejando las miles y miles estrellas del cielo despejado… En definitiva, un lugar que no deja indiferente a nadie que lo visita.

Camping en La Yeguada

Camping en La Yeguada

 

4.- Bañarte en los Cangilones de Gualaca.

La provincia de Chiriquí esconde en sus entrañas uno de los mejores balnearios de Panamá. Los Cangilones de Gualaca es una formación rocosa que el paso de las aguas del río Estí ha ido moldeando, con el paso de los años, es forma de un canal estrecho y una gran piscina natural. Atractivo tanto de nacionales como extranjeros, este lugar es ideal para ir a refrescarse en un día caliente. No hay nada como saltar desde una roca al río y dejarse llevar por la corriente a lo largo del cañón hasta la piscina que se encuentra en el final. Un lugar único en donde disfrutar de un buen baño de agua dulce.

cabd7df3cf78e864d847b14bd773cd00

Cangilones de Gualaca

5.- Sobrevolar la selva panameña.

Visitar cualquiera de los lugares selváticos de Panamá es asombroso. Nada como hacer una excursión rodeado de árboles, naturaleza, cascadas… pero, ¿qué pasa si en vez de adentrarte en la selva, puedes sobrevolarla? Esto es posible en la Península de Azuero, concretamente en el pueblo de Cañas, y concretando aún más, en el Cañas Jungle Adventure. Un tour de canopy, cuyo recorrido, aproximadamente, se realiza en una hora y cuarto y que cuenta con ocho zip line y dos descensos de rappel. En el trayecto podrás ver cómo avanza una jornada cualquiera en la selva panameña desde el aire. ¡Toda una aventura!

Vista desde el canopy de Cañas Jungle Adventure

Vista desde el canopy de Cañas Jungle Adventure

 

6.- Avistamiento de ballenas en Las Perlas.

Ahora que viene el invierno, con él viene la época de migración de las ballenas jorobadas así como de los tiburones ballena. Estos mamíferos vienen a las cálidas aguas del Pacífico panameño para dar a luz a sus crías y poder seguir, en familia, su curso migratorio. El Archipiélago de Las Perlas es el lugar idóneo donde poder encontrar, en abundancia, estos grandes animales, aunque también es cierto que en otros puntos del Pacífico también se pueden encontrar. La temporada perfecta para poder encontrar a estos animales va desde julio hasta noviembre.

Ballena jorobada en Las Perlas

Ballena jorobada en Las Perlas

 

7.- Visitar las nuevas esclusas del Canal ampliado.

Después de que se inaugurara la ampliación del Canal de Panamá hace casi un año, es un imprescindible ir al Centro de Visitantes de las nuevas esclusas del Canal ubicado en la provincia de Colón. La entrada, al igual que en el resto de Centro de Visitantes de Miraflores es de $15 para los extranjeros y $5 para los nacionales. Por aquí podrás ver pasar los nuevos barcos de grandes dimensiones para los que fue construida esta nueva ampliación.

Vista aérea del Canal ampliado

Vista aérea del Canal ampliado

 

8.- Relajarte y disfrutar en la Isla Escudo de Veraguas.

Esta isla de apenas tres hectáreas de superficie es una de las islas más maravillosas del mundo. Bien es cierto que llegar hasta aquí no es tarea sencilla pues tienes que ir al puerto de Chiriquí Grande, ubicado en Bocas del Toro, y de aquí ir a Kusapín para terminar llegando al Escudo de Veraguas. Una isla prácticamente virgen en su totalidad, en la que el agua cristalina, la arena fina de sus playas, su exuberante naturaleza y su fauna autóctona hacen de este lugar único en el mundo. ¡Para conocer más a fondo esta isla no te pierdas este artículo!

escudo-600-750x375

Manglares en el Escudo de Veraguas

 

9.- Ir a comer pescado frito al popular área de El Chorrillo.

El nombre de este barrio proviene de tres chorros que bajaban del Cerro Ancón y eran fuente de agua para la población. Este fue el barrio que más sufrió la invasión estadounidense de 1989, puesto que era aquí donde se encontraba el Cuartel Central del ejército panameño, donde ahora se ubica el Parque Amelia Denis de Icaza. Los aviones estadounidenses bombardearon el área causando un incendio enorme y la muerte de innumerables personas. El Chorrillo tiene la densidad de población más alta del país y también la fama de barrio peligroso. Pero bien es cierto que es uno de los mejores lugares donde disfrutar del típico pescado frito. Hay lugares muy conocidos como el Sororlo y Cecilia Pescado, ambos en una esquina de la calle 27, y Sabores del Chorrillo al costado del Estadio Maracaná. Emplazamientos perfectos para disfrutar de un buen pescado frito con el Pacífico perdiéndose en el horizonte.

Pescado frito en Cecilia Pescado

Pescado frito en Cecilia Pescado

 

10.- Acudir al Festival de la Pollera.

La pollera es el llamado traje típico femenino de Panamá, internacionalmente reconocido por su belleza así como por su confección a mano. El Festival Nacional de La Pollera fue instituido oficialmente en 1957 y se realiza cada año dentro del marco de las fiestas patronales de Santa Librada en la ciudad de Las Tablas. Este evento se realiza el día veintidós de julio de cada año, dentro del marco de las Fiestas Patronales de Santa Librada en la Ciudad de Las Tablas en el ‘día del medio’ o conocido como ‘El día sereno’, y a él acuden tanto turistas como nacionales para deleitarse con las artesanías y trajes de la zona.

Joven vestida de Pollera

Joven vestida de Pollera

Share:

Deja una respuesta