Fashion NewsGastronomíaLa CityMagazineSlider

Hikaru, el Japón escondido de Panamá

Escondido en un callejón de la Calle Anastacio Ruiz (Calle 54 Este), en el barrio de Marbella y como si de un local clandestino u oculto se tratara, encontramos Hikaru. Un pequeño y acogedor restaurante japonés que junta en escasos metros cuadrados todo cuanto imaginamos sobre el país del lejano oriente.

Su Chef, Hikaru Takami, quien da nombre al local, es un japonés que llegó a Panamá hace aproximadamente ocho meses convencido por su afán al fútbol y no ha desaprovechado la oportunidad de, junto con un grupo de socios, montar el que probablemente es el mejor restaurante japonés de todo Panamá.

Al entrar en el callejón en el que se ubica, no te esperas encontrarte con este rincón, decorado muy acertadamente en donde la madera tiene gran parte del protagonismo. Los bonsáis, presentes en las paredes del restaurante, te evocan un lugar muy natural, sus comensales, en su mayoría japoneses, te llevan a pensar que te has teletransportado y de repente estás entrando en cualquier restaurante familiar del Japón profundo.

unspecified-1

Hikaru Takami y su equipo

Un total de tres camareros que están en todo momento preocupados por el cliente demuestra la cultura de servicio existente en el país asiático y, una vez más, te hacen sentir en un lugar lejano a Panamá. Pero todavía queda lo mejor del restaurante: la comida.

Una carta variada de producto cien por cien japonés te pondrá en la tesitura de elegir qué es lo que más te apetece porque todo está delicioso. Las piezas de sushi, las cuales se ingieren de un solo bocado, se deshacen en la boca proporcionando una explosión de sabor inigualable. Las gyozas, cuya presentación es cuanto menos sorprendente, no dejan indiferente a nadie que las pruebe; el ramen de una exquisitez inigualable y así hasta completar la carta.

Bien es cierto que lo complicado en un lugar como Hikaru es elegir qué comer, pero también es verdad que elijas lo que elijas te vas a sorprender, y vas a querer volver una y otra vez, porque este restaurante cautiva a todo aquel que se deja caer por allí.

En cuanto al precio, algo que generalmente suele preocupar dad la calidad del sitio, está muy bien. Por un precio aproximado de entre $20 y $25 sin contar bebidas como cerveza, soda o vino, terminarás más que satisfecho en cuanto a cantidad, y se puede decir que la relación calidad – precio es excepcional.

El restaurante abre todos los días, de lunes a viernes sirven el almuerzo de 12:00 a 14:30 y las cenas de 18.00 a 23:00 cerrando la cocina a las 22:00. Fines de semana tan solo abre en horario de cenas.

Share:

Deja una respuesta