Fashion NewsMagazineNaturalezaPopularSlider

Escudo de Veraguas: El paraíso está en Panamá

Situado en el Caribe, entre Colón y el archipiélago de Bocas del Toro, nos encontramos con una isla única, no solo en Panamá, sino en el mundo. El Escudo de Veraguas, ubicado en la comarca Ngäbe – Buglé, es una isla de apenas tres hectáreas de superficie, explorables si estás bien equipado con botas altas, pantalón largo y valentía, para enfrentarte a la frondosa selva que copa la isla.

Perteneciente a la provincia de Bocas del Toro, debido a un plumazo a la hora de definir la comarca, el Escudo, es una isla completamente virgen, habitada por los pocos nativos que viven allí, y por un escaso puñado de cabañas que sirven de refugio a los pescadores que van por esta zona, donde el pescado es abundante y la naturaleza exuberante. A pesar de pertenecer a la provincia de Bocas, esta isla es, a todos los efectos, territorio autónomo ngäbe-buglé.

Debido a su lejanía tanto del continente como de otras islas, este paraíso alberga numerosas especies que no podemos encontrar en ningún lado como el perezoso pigmeo de tres dedos, el cual se encuentra en peligro de extinción. Además, gran diversidad de serpientes, arañas, lagartos y aves forman el ecosistema de esta isla caribeña. El agua que rodea este lugar, completamente transparente, alberga gran cantidad de peces de multitud de colores y arrecifes de coral donde se esconden erizos, el pez luna o mantas rayas entre otros.



Adentrarse entre los manglares de esta isla no tiene precio. La frondosa vegetación, que colma la vista periférica, se refleja en un agua completamente transparente, tan solo teñida de color turquesa por los corales que hay en el fondo. Si tienes suerte, podrás ver al perezoso pigmeo nadando entre estos manglares de isla en isla en busca de alimento.

Escudo 30

Manglares del Escudo de Veraguas

Para llegar hasta aquí hace falta un coche, una lancha y mucha paciencia pues el viaje se demora aproximadamente catorce horas desde la Ciudad de Panamá. Es importante, antes de aventurarte a llegar a este paraíso terrenal, organizar bien tu visita. Para ello, se puede contactar con Alonso Trutman (+507 6377 – 3821), alcalde de la comarca de Kusapin, quien se encargará personalmente de que su viaje al Escudo salga perfecto. Además, dentro de la organización de esta escapada, juega un papel fundamental la logística, ya que tendrás que llevar contigo el kit de acampada, el cooler, y comida, aunque esto último, una vez en el Escudo, el Sr. Alonso puede ayudarte a encontrar pescado, langosta o centollos por un módico precio. Es importante, además, tener en cuenta que en el Escudo no hay agua potable por lo que también deberás hacerte con varios galones de agua en alguna de las tiendas que hay en el puerto de Chiriquí Grande.escudo 10

Para llegar a la isla, por tanto, hay que ir desde la Ciudad de Panamá al puerto de Chiriquí Grande, en la provincia de Bocas del Toro. Un trayecto que, sin tranque, toma aproximadamente diez horas de trayecto, siempre, haciendo las paradas pertinentes. Una vez aquí, será Alonso quien le recoja en su lancha y le lleve durante aproximadamente -depende del estado del mar- cuatro horas más hasta el Escudo de Veraguas. Para hacer más ligero el trayecto hasta la isla, tanto el Sr. Alonso como Tripeando, recomendamos coger la lancha hasta el pueblo de Kusapín, situado en el Golfo de los Mosquitos. Un poblado de gran importancia política y socioeconómica en la vida del pueblo ngäbe-buglé de la región Ñokribo, una de las tres que divide la comarca y donde viven, aproximadamente, treinta mil personas. Además, aquí también se puede disfruta de playas salvajes, donde disfrutar de las cristalinas aguas caribeñas y descansar para, al día siguiente, seguir con la aventura hacia el Escudo. Otro lugar en el que se hace parada en el trayecto, es el Puerto de Tobobe en el que por lo general, para la lancha a repostar. Sus cristalinas aguas, y su arena fina blanca te harán bañarte y refrescarte antes de llegar al Escudo.

escudo 20

Puerto de Tobobe

El precio del viaje es de $550 dólares por el trayecto de Chiriquí Grande hasta el Escudo de Veraguas (ida y vuelta) y $100 por día extra de lancha, siendo la capacidad de esta de diez personas, por lo que dicho precio se divide entre los pasajeros. Es importante tener en cuenta que el uso de la lancha los días que estés en el Escudo será fundamental ya que para explorar la isla de arriba abajo es imprescindible y no apreciarás igual este lugar sin una lancha que con ella. Por tanto si son 10 personas y dos días de estancia – tampoco recomendamos mucho más tiempo- el precio, por tres días en el escudo sería de $75 por persona, un precio irrisorio teniendo en cuenta la belleza de este lugar.

Asimismo, se puede hacer buceo o snorkel en los grandes arrecifes de coral al sureste y noroeste de la isla, siempre respetando el medio ambiente sin tirar anclas ni caminar encima del coral. Si quieres visitar un bosque con árboles enormes, ranas, serpientes… hay un par de senderos que recorren partes de la isla, pero que son extremadamente húmedos y en los que es muy posible que al recorrerlos termines caminando en lodo hasta las rodillas o más.

escudo 50

Perezoso pigmeo de tres dedos

Para dormir, es mejor dirigirse a la cara norte de la isla, pues la basura que trae el mar a la isla se posa sobre la vertiente sur de la misma, y queda un panorama desolador a este lado. Además en la zona norte de la isla el viento sopla con más fuerza lo que es de gran importancia porque así se reducen considerablemente los insectos que habitan la zona. Aún así es importante el uso de repelente, ya que, el nombre que recibe esta región de Panamá, conocida como el Golfo de Los Mosquitos, nos advierte de lo que nos puede esperar aquí.

Una vez llegados a la vertiente norte de la isla, una playa extensa delimitada por el comienzo de la selva aguarda a aventureros de todo el mundo que quieran acampar en el paraíso.

Recordatorio: Es imprescindible llevar anti mosquitos ya que la presencia de estos aquí es desmesurada y no llevar contigo el repelente puede convertir una aventura inolvidable en una odisea que no querrás volver a repetir.

Share:

Deja una respuesta