EscapadasFashion NewsMagazineSlider

Más allá del PTY: Cartagena low cost

 

Cartagena es la capital colonial del Caribe, su centro amurallado mantiene esa esencia que rebosa de su pasado histórico. Fundada el 1 de junio de 1553 por el español Pedro de Heredia, fue el puerto más importante de la colonia española, de donde partía todo el oro con rumbo a la Península Ibérica. De esto, que la ciudad fuera sitiada y saqueada en numerosas ocasiones por piratas europeos, algo que ha ido siempre muy ligado a la historia cartagenera, y lo que la convirtió en la ciudad más reforzada en cuanto a seguridad de América del Sur y El Caribe, más incluso que el Golfo de México.

Con el paso del tiempo, la ciudad ha desarrollado su zona urbana, ha mantenido intacta toda la zona amurallada y su puerto se ha convertido en el más importante de Colombia, con importante conexión comercial y turística en El Caribe. Su oferta hotelera es muy variada, desde los hoteles de gran lujo situados en pleno centro histórico hasta los bohemios hostales del barrio de Getsemaní, hay cabida para todo tipo de turismo en esta ciudad. Por otro lado, su variada comida tradicional hace que Cartagena sea uno de los principales destinos gastronómicos del Caribe.

Esta ciudad, cuyo centro histórico fue nombrado Patrimonio Nacional de Colombia en 1959 y Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1984, se caracteriza por el colorido de sus calles que va desde los vivos colores de las casas coloniales reconvertidas en hoteles boutique de la zona amurallada, hasta el ya desgastado color de la tinta en aerosol de los innumerables murales que llenan de arte y cultura callejera las calles de barrios como el de Getsemaní. Todo esto acompañado de numerosos vendedores ambulantes cargados de productos típicos, limpiabotas y cocheros que esperan a sus clientes así como puestos de artesanía.

20

Calle del área amurallada

Cartagena y su gente se encargan, indirectamente, de recordarnos en todo momento que estamos en una ciudad del Caribe. Su grado de amabilidad roza cotas insospechadas ya que en alguna ocasión tanta amabilidad y atención pueden llegar a generar desconfianza. Pero no es así, en realidad no hay nada de que desconfiar. Los ciudadanos de Cartagena son amables, serviciales, alegres, colaborativos y siempre van a tratar de ayudarte.

Para poder disfrutar de esta maravillosa ciudad, lo principal es encontrar el modo de llegar. Desde la Ciudad de Panamá se ha hecho muy accesible el hecho de ir a Cartagena ya que la aerolínea de bajo coste Wingo, oferta vuelos de jueves a sábado o, en su defecto, a lunes, por unos $173 ida y vuelta, impuestos incluidos. Otra opción es ir a Bogotá por $146 (ida y vuelta, tasas incluidas) y enlazar con un vuelo de Viva Colombia que te lleve de Bogotá a Cartagena por aproximadamente $45 ida y vuelta.

Una vez allí, lo principal es encontrar donde dormir. Como ha sido comentado anteriormente, la oferta hotelera de Cartagena es muy rica y variada, aunque para un turismo de low cost como el que te recomendamos en este artículo, nuestro consejo es ubicarse en el bohemio y distinguido barrio de Getsemaní, colmado de hostales y albergues que abaratan los precios que generalmente encontramos en los hoteles del centro histórico.

Se trata de una zona donde podemos encontrar todo tipo de arte urbano en sus calles y, aunque las fachadas de sus edificios mantienen un corte colonial, la gran mayoría de sus interiores están rehabilitados y reconstruidos. En la plaza de la Trinidad encontramos el centro neurálgico de la noche cartagenera. Aquí se reúne cada día de la semana, un gran número de gente tomando cerveza, cenando comida de alguno de los puestos callejeros que hay, haciendo malabares, vendiendo artesanías, viendo a los niños correr y jugar por la plaza o simplemente jugando una partida de ajedrez. Esta plaza, que supone el pulmón de Getsemaní, está siempre abierta para curiosos y extraños, que vienen a empaparse de la vida nocturna de Cartagena.

50

Arte urbano en las calles de Getsemaní

Dentro de la innumerable selección de hostales de la que goza esta área, recomendamos hacer noche en el Hostal 1811, situado a 500 metros del Museo del Oro. Por un precio de $33 por noche puedes disfrutar de una habitación doble con baño privado. Otra muy buena opción para alojarse en esta área es el Hostal Mamallena, cuya colorida decoración interior llama la atención de quien lo visita. Aquí tienes la opción de la habitación doble con baño privado a un precio de $47 la noche. Por último, para aquellos que no les importe rascarse más el bolsillo, está la opción del Hotel Casa Mara. La decoración de las habitaciones te llevan a esa Cartagena colonial de la que tanto hemos leído y tanto nos han hablado. Asimismo la decoración interior evoca a tiempos pasados y la piscina que completa la terraza interior te permite aislarte del calor que se vive en esta ciudad. Esta opción supone $88 por noche en habitación doble y baño privado. Asimismo, si lo desas hay opción de dormir en habitación compartida de hasta 10 camas por un precio que va desde los $12,50 la noche en hostales como el Mystic House Hostal, también en la zona de Getsemaní.

A parte de recorrer y perderse por el laberinto de calles que supone el Centro Histórico de la ciudad, así como el barrio de Getsemaní, Cartagena tiene gran cantidad de cosas que hacer. Puedes subir al Cerro de la Popa, que constituye el punto más alto de la ciudad. Desde aquí tendrás una vista panorámica de lo que fue así como de lo que es esta ciudad. Para subir aquí, si se va a hacer a pie, es recomendable solicitar a un policía que te acompañe durante la caminata, -si se lo pides amablemente, los policías están obligados a acompañarte durante la ascensión-, en caso de no ser muy fan de andar bajo un sol abrasador, en la parte baja de la loma se sitúan unos transportistas que se encargan de subirte, generalmente en moto, los quinientos metros de altura de la que goza este cerro.

Asimismo, en el barrio de Getsemaní se encuentra el Museo del Oro, que cuenta el pasado histórico de Cartagena, una ciudad que dedicó durante gran parte de su historia al comercio con oro. Al borde de la muralla, encontramos el Castillo de San Felipe, también visitable previo pago de 25.000 pesos colombianos por entrada. La actividad cultural de Cartagena es amplia, y presume de ser uno de los principales emplazamientos de la salsa. Son muchos los bares y discotecas en los que podemos tomar, acompañados del mejor ritmo salsero de Cartagena, como puede ser la discoteca Habana.

40

Baile típico en la Plaza Bolívar

Para comer, a parte de la gran variedad de restaurantes de comida internacional que se pueden encontrar en Cartagena, esta ciudad se caracteriza por la gastronomía autóctona. Son varios los lugares donde te sirven la comida tradicional cartagenera, pero desde Tripeando les recomendamos expresamente que visiten el restaurante 1595, ubicado en la Calle de la Moneda número 7. Este restaurante ofrece guisos y platos típicos a un precio realmente asequible, con una variada selección de jugos completamente naturales y un ambiente de lo más distendido. Su pequeño y a la vez acogedor patio interior permite disfrutar de una comida de lo más exquisita en un ambiente más que agradable.

Además, Cartagena se caracteriza por ser una de las ciudades de América Latina con mejor comida callejera de la región. Aquí podemos encontrar desde sencillas y baratas arepas de maíz o de trigo con queso, hasta un “Patacón con Todo”, que es una base patacón sobre el que se ponen gran cantidad de ingredientes como queso, repollo, lechuga, carne y pollo troceados, salchichas, chorizos y patatas fritas, ¡todo un manjar!.

 

Playas de Cartagena

Cartagena es una ciudad donde durante todo el año hay una temperatura más o menos constante, en torno a los 24 grados centígrados. Eso sí, tienen una época seca y otra húmeda, aún así el calor se mantiene constante y la sensación térmica, en época lluviosa, se eleva debido al bochorno.

De todos modos, en Cartagena, el calor es un escollo fácilmente salvable, y es que, en la propia ciudad, puedes disfrutar de un día de playa. En el área de Bocagrande se encuentra la playa de la ciudad. Aquí, cartageneros y turistas se entremezclan para refrescarse y aislarse del calor que asola la ciudad. Es una playa citadina, parcialmente masificada, sobre todo en fines de semana, y con una tonalidad de agua que no te hace pensar que estés en el Caribe. Aún así, insistimos, es una buena opción para refugiarse del calor y pasar un día de playa, en la propia ciudad.

Otra opción es visitar la Isla de Tierra Bomba, situada justo en frente de la ciudad, a escasos veinte minutos en lancha de la playa de Bocagrande, de donde salen las lanchas hacia la isla y con quienes hay que negociar un módico precio por el trayecto. Lo normal, es pagar en torno a los 15.000 COP (pesos colombianos) por el trayecto de ida y vuelta y un ranchito con sombra en la isla, y lo recomendable es pagar la mitad del trayecto al llegar a la isla y el resto justo antes de embarcar rumbo de nuevo a la ciudad.

60

Playa de Tierra Bomba

En Tierra Bomba le pueden encontrar varias caras a la isla. Desde Punta Arena que es la playa más turística y más cerca de la ciudad, a la que pueden llegar a través de las indicaciones proporcionadas en el párrafo anterior, hasta Bocachica, el lado de la isla que da a mar abierto, en la que hay resorts y hoteles en los que poder pasar la noche. No es recomendable recorrer la isla a pie, dada su inseguridad, por lo que deberán acordar con el lanchero a qué zona de la isla quieren ir. En ambas playas la arena es de fina arena blanca, y el agua de color azul turquesa, aunque bien es cierto que debido a su lejanía con respecto a la ciudad, la playa de Bocachica presenta aguas más cristalinas.

Más lejos, pero también más bonito que Tierra Bomba, encontramos Isla Barú. Una playa kilométrica de arena fina blanca y aguas claras en la que se suceden los hostales y los chiringuitos para comer. Para llegar hasta aquí hay dos opciones: una primera que tratarán de venderte en cada esquina de la ciudad en la que un tour operador te lleva hasta la isla por un precio aproximado de 100.000 COP (unos $34), es decir, te facilitan el transporte hasta allí. La otra opción es ir por tu cuenta en transporte público y gastar menos de $5 en ir. Para elegir esta opción deberás parar -no hay paradas establecidas-, frente al emblemático Castillo de San Felipe los autobuses que en su frontal indiquen Pasacaballo. Deberás tomar este autobús que te cobra 2.000 COP (menos de un dólar) por llevarte hasta la pequeña localidad a la que el autobús se destina. Allí serán varios los taxistas que te ofrecerán el transporte hasta la isla -hay un puente que permite el acceso a la isla por carretera- y cuyo coste no debería sobrepasar los 7.000 COP (un poco más de $2) por trayecto.

En esta playa es más que recomendable quedarse a dormir. Es mucha y muy variada la oferta hotelera en esta zona, en la que los precios son muy similares que rondan los $30 por noche. Es muy recomendable dormir aquí por diversos factores, como por ejemplo, que si vas de pasadía deberás abandonar la playa casi antes del atardecer ya que se agotan las posibilidades de regreso a la ciudad y tardas más de una hora y media en volver, pero el principal factor es el plancton luminiscente presente en sus calmadas y transparentes aguas.

70

Atardecer en Isla Barú

Además, a unas 30 millas de distancia se encuentra una de las barreras de coral vivo más amplias de América Latina, que se pueden explorar gracias a Afronáutica Cartagena, un centro de buceo ubicado en la propia Playa Blanca de Isla Barú y que tiene precios verdaderamente competitivos que van desde los 180.000 COP (en torno a $60) por dos inmersiones si no se posee el título PADI, -160.000 COP ($53) en posesión del título- hasta los 190.000 pesos ($64) por el buceo nocturno, al mismo tiempo, si prefieres admirar la belleza marina desde la superficie tienes la posibilidad de hacer snorkel por 40.000 COP ($14). Además, en caso de querer ver de primera mano el plancton luminiscente, esta compañía realiza tours para verlo desde la lancha y nadar rodeado de él por tan solo 30.000 COP que al cambio suponen en torno a $10.

Cartagena es una ciudad que enamora a quienes la visitan y atrapa a quienes la disfrutan. No pierdas la oportunidad que ofrece Wingo de llegar a esta maravillosa ciudad del Caribe colombiano a un precio más que asequible. 

 

Share:

Deja una respuesta