DestinosMagazineSlider

St.Barth: la isla VIP del Caribe

Se llama St.Barth, está entre Guadalupe y Puerto Rico, y es el lugar secreto de vacaciones de los millonarios de medio mundo.

¿Quién dijo que llegar al paraíso iba a ser fácil? Para conseguirlo hay que hacer buenas obras, rezar mucho, no pecar y todas esas vainas.

Y aunque San Pedro te abra las puertas del cielo, aún hay que subirse a un pequeño bimotor, los únicos autorizados para aterrizar allí, y contener la respiración hasta que el avión toca tierra es su minúscula pista de apenas mil metros de longitud encajonada entre una colina y el mar.

Y no solo eso, debes tener un yate o velero, ser cliente de Cartier y Louis Vuitton, y entre 2.000 y 175.000 dólares disponibles para alquilar una villa (por una semana). Si cumples estos requisitos bienvenido a St.Barth o San Bartolomé, la isla VIP del Caribe, el auténtico paraíso terrenal.

<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<ins class=»adsbygoogle»
style=»display:block; text-align:center;»
data-ad-layout=»in-article»
data-ad-format=»fluid»
data-ad-client=»ca-pub-5796270619150882″
data-ad-slot=»7363069952″></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

Una vez dentro, uno se da cuenta de que las casas allí tienen un aire colonial francés, y que está todo rodeado de aguas cristalinas, palmeras, playas de arena blanca y lujo, mucho lujo. De que la mayoría de los que llegan allí son estadounidenses, franceses y cada vez más rusos.

Y es que resulta que el paraíso es un pequeño lugar de apenas 25 km2 donde viven menos de 9.000 privilegiados. San Bartolomé fue descubierta en el siglo XVI y hoy pertenece a Francia. Allí, en uno de los cuatro territorios de las Islas Barlovento, al noreste del Caribe, pasan sus vacaciones millonarios a golpe de Visa Platinum, en lujosas villas, manejando un descapotable y comprando en las mejores boutiques.

Historia

Los indios caribes la llamaban Ouanalao. Cristóbal Colón, tras descubrirla en 1493, le dio el nombre de su hermano Bartolomé. Pasó por manos francesas, luego fue administrada por Suecia (Gustavia, la capital, conserva los nombres de las calles en sueco y hay una pequeña iglesia anglicana. Finalmente volvió a Francia que rige actualmente sobre la isla.

Su historia como destino de lujo empieza en 1957, cuando el multimillonario estadounidense David Rockefeller adquiere una propiedad en la isla. Desde entonces, personajes como Mariah Carey, Michael Douglas, Arnold Schwarzenegger y Jerry Hall son habituales en St. Barth, y muchos adinerados jubilados lo eligen como destino para su retiro.

Cómo llegar a St.Barth

Primero hay que ir a uno de los tres aeropuertos internacionales que fletan vuelos a St. Barth: San Juan en Puerto Rico (algo más de una hora de vuelo), Guadalupe (45 minutos) y St. Martín (15 minutos). Una vez allí hay varias compañías con vuelos regulares o chárter (Winnair, Air Caraibes, Saint Barth Commuter, etc). Desde San Juan y Guadalupe el precio ronda los $600 y desde St. Martín $200.

En la isla es imprescindible un vehículo para moverse, por lo sinuoso del terreno y porque hay playas dispersas por toda su geografía. Lo habitual es alquilar un carro tipo descapotable (Mini, Smart, Jeep…) con tarifas que van desde los $30 a los $150 en función de la temporada (diciembre es la época mas cara).

Dónde dormir

DONDE DORMIR

A los visitantes de St.Barth no les tiembla la mano a la hora de sacar la tarjeta. La isla tiene unos 25 hoteles, la mayoría con 15 habitaciones o menos, y casi todos de lujo o gran lujo. Se puede encontrar alguno por $100 la noche, pero la mayoría supera los $250 y los más caros superan los $1.000 diarios.

Otra opción es alquilar una villa privada. Los precios varían entre los $2.000 y los $175.000 a la semana, pero hay autenticas mansiones con ubicaciones de ensueño y servicio incluído.

La tercera opción son los cotages y bungalows, que suele gestionar una familia. A medio camino entre un hotel y una villa, pero con encanto local, los precios rondan los $250. Para más información visita www.acces-stbarth.com

 

Dónde comer

DONDE COMER 2La isla de St.Barth cuenta con una interesante oferta gastronómica, a medio camino entre la cocina francesa y la criolla, pero con una gran variedad internacional. Los más populares son el animado La Plage; Le Gaïac, del chef francés Jean-Christophe Gille, uno de los mejores restaurantes de la isla; Bonito, situado en el puerto de Gustavia, un local inolvidable por su vista y su decoración (en la imagen); el tailandés Black Ginger; el italiano L’Isola; Bagatelle, una sucursal del pfamoso bistró neoyorkino; On the Rocks, ubicado en un precioso acantilado… eso sí, todos tienen precios europeos y siempre siempre siempre te recomendamos reservar. Otra buena opción es madrugar y comprar pescado a los pescadores locales en Gsutavia o Lorient.

Qué ver en St.Barth

De las 21 playas de la isla, destacan la solitaria Saline, al sur; Colombie, en el borde occidental y donde solo se puede acceder en barco o tras una caminata; St. Jean, Flamands y Grand-Cul-de-Sac son algunas de las más populares con hoteles y restaurantes; Shell Beach, muy frecuentada p familias por la tranquilidad de sus aguas.

Si te gusta el deporte, las aguas de St.Barth son un paraíso para los amantes del buceo y el snorkel ya que es fácil ver tiburones, tortugas y peces tropicales. La playa de Toiny es frecuentada por surferos , y en el puerto de Gustavia se pueden contratar clases para deportes de viento: navegación a vela, kitesurf y windsurf.

Y si quieres leer este artículo en tu tablet y smartphone, ya puedes descargar GRATIS la nueva revista de viajes en Panamá: TRIPEANDO, para llevarla siempre contigo vayas donde vayas.

Logo App Store Disponible-Google-Play

<script async src=»//pagead2.googlesyndication.com/pagead/js/adsbygoogle.js»></script>
<ins class=»adsbygoogle»
style=»display:block; text-align:center;»
data-ad-layout=»in-article»
data-ad-format=»fluid»
data-ad-client=»ca-pub-5796270619150882″
data-ad-slot=»7363069952″></ins>
<script>
(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});
</script>

Share:

Deja una respuesta